Coccidiosis

¿Qué son los Coccidios?

Coccidio

Son pequeños parásitos internos de los perros y de los gatos, además de otras especies animales, que se ubican principalmente en el intestino delgado de estas mascotas, provocando una enfermedad llamada coccidiosis. Afecta con mayor frecuencia a los cachorros y los gatitos y en casos severos llega a ocasionar su muerte, debida fundamentalmente a los daños que provoca a nivel intestinal. El más común de los coccidios que ataca a las mascotas se llama Isospora.

 

¿Cómo se contagian las mascotas?

La principal forma de contagio es a partir del contacto de un perro o un gato con los huevos del parásito, llamados Ooquistes, que están presentes en la materia fecal de un animal enfermo de coccidiosis.

Este es un problema grave en algunos criaderos donde la falta de higiene y el hacinamiento de los animales favorecen el desarrollo del parásito, en particular entre los cachorros. Además de esta situación, cualquier otra circunstancia que provoque una baja de las defensas inmunológicas del animal, como estrés, malnutrición, ocurrencia simultánea de otra enfermedad, etc., predispone a las mascotas a contraer coccidiosis.

Cuando son eliminados al medio con la materia fecal, los huevos de los coccidios no tienen capacidad para contagiar a los animales y recién se hacen peligrosos (esporulan) al cabo de 1 a 7 días según las condiciones ambientales. Una vez que los huevos se transforman en infestantes, pueden sobrevivir como tales durante semanas o meses.

Los animales adultos en general no padecen la enfermedad pero sí pueden contener coccidios en su intestino que se eliminan con la materia fecal. Esto los transforma en una fuente de re-infestación permanente del ambiente.

Existe otra forma de contagio de la coccidiosis, menos frecuente, que es a partir de la ingestión del parásito enquistado en los músculos u órganos de otros animales, como vacas o roedores.

Todas las especies de coccidios tienen predisposición para atacar sólo a los animales de una especie determinada al momento de elegir a quiénes parasitarán, esto significa que las especies que afectan a las aves o a los rumiantes, por ejemplo, difícilmente puedan causar daños en los perros o gatos.

 

¿Cómo afectan estos parásitos a la salud de las mascotas?

Entre la cuarta y sexta semana de vida los cachorros son más vulnerables a la infestación de coccidios, en particular los animales de aquellos criaderos o guardería donde no se respetan en forma adecuada las medidas de higiene o se mantiene a los cachorros hacinados en caniles con poco espacio.

El principal daño se produce a nivel intestinal con la presentación de diarrea líquida, a veces con sangre, que puede llegar a provocar la muerte de los cachorros o gatitos. Esto se debe a que el parásito ingresa al interior de las células que recubren el intestino y se multiplica allí dentro hasta hacer estallar a las células parasitadas.

Hay que tener presente que los coccidios se reproducen en forma geométrica por lo que por cada huevo del parásito ingerido por una mascota, pueden formarse cientos de miles de coccidios en su intestino que destruirán igual cantidad de células de este órgano.

 

¿Qué síntomas presentan los perros parasitados?

Las mascotas adultas que tienen suficientemente desarrolladas sus defensas inmunológicas pueden contener al parásito en su intestino pero no desarrollar síntomas clínicos de enfermedad. En cambio los cachorros y gatitos y los animales adultos, pero que tienen bajas sus defensas inmunes, sí presentan signos de coccidiosis. En estos casos los animales manifiestan diarrea, a veces con sangre en la materia fecal, vómitos, pérdida de apetito, baja de peso, deshidratación y, en casos graves, la muerte de la mascota.

 

¿Este parásito puede contagiar a las personas?

Los coccidios del género Isospora, que son los más frecuentemente hallados en la materia fecal de perros y gatos, no contagian ninguna enfermedad a los seres humanos. En cambio otros coccidios que también afectan a las mascotas, como el toxoplasma, sí tienen importancia para la salud pública ya que constituye una enfermedad que puede transmitirse de los animales al hombre (ver más información en el artículo sobre Toxoplasmosis en esta misma sección).

 

¿Cómo se identifica la presencia de coccidios en las mascotas?

Además de tener en cuenta las manifestaciones clínicas que presentan los animales enfermos, en particular si se trata de cachorros, el veterinario puede arribar al diagnóstico de coccidiosis mediante el análisis de la materia fecal del perro o gato donde puede identificar la presencia de los huevos (Ooquistes) del parásito.

El hallazgo de Ooquistes de coccidios en las heces de los animales no siempre es signo de parasitosis pues pueden albergar un número insignificante de parásitos sin que se manifieste en forma clínica la enfermedad.

 

¿Cómo se previene esta parasitosis?

En primer lugar hay que mantener la higiene ambiental del lugar donde la mascota habitualmente defeca recogiéndola diariamente. Esta medida es sumamente importante en el caso de tener criaderos o pensionado de animales. De esta manera se impide que los huevos del parásito que pudieran estar allí presentes maduren una vez que están en el ambiente hasta llegar al estadio infestante que pueden contagiar la enfermedad. El uso de desinfectantes para la limpieza del suelo donde habitualmente se encuentra la mascota también contribuye a prevenir la coccidiosis.

Si el propietario pasea a su mascota en un lugar público debe evitar el contacto del animal con la materia fecal de otros. Al mismo tiempo debe asumir una conducta responsable sobre la tenencia de su mascota recogiendo los residuos que ésta pudiera generar en la vía pública.

La prevención del contagio a partir de la ingestión de quistes maduros de coccidios presentes en los músculos (carne) u órganos internos de hospedadores intermediarios se logra alimentando a perros y gatos sólo con productos balanceados de origen comercial

Publicado en Documentos, Gatos, Perros

Enfermedades de nuestras mascotas en invierno

Hay que poner especial atención a cachorros y ancianos, dada la debilidad de su sistema inmunológico.

Así como se congestionan los consultorios en invierno, las clínicas veterinarias pueden hasta triplicar las visitas recibidas debido a enfermedades estacionales en las

La Bronconeumonía afecta a perros y gatos. Los dueños deben poner atención a síntomas como aumento temperatura, tos seca y con secreción, dificultad respiratoria y dolor muscular. Las mascotas decaídas dejan de comer y tomar agua.

La Traqueo Bronquitis Infecciosa, afecta de manera específica al tracto respiratorio de los canes, causando inflamación y daño a las barreras naturales de defensa. Es altamente contagiosa, pues se transmite en forma de aerosoles (tos, estornudos) siendo más frecuente su aparición en lugares con alta concentración de perros (algunos barrios, criaderos, exposiciones). El signo más frecuente es la tos, que suele ir seguida de arqueamientos del cuerpo que muchos propietarios confunden con intentos de vomitar o atragantamientos.

Los gatos, también pueden sufrir Rinotraqueitis Infecciosa, con manifestaciones como secreción nasal y ocular, estornudos, decaimiento y aumento de temperatura. El contagio también es muy fácil y ocurre por vía aerógena en las microgotas producidas en toses y estornudos

Perros de nariz pequeña, de pelaje escaso o corto, cachorros y seniles son los más expuestos a enfermedades de invierno.Y la alimentación muchas veces no es suficiente para preparar a sus organismos ante condiciones adversas como las bajas temperaturas registradas estos días o las lluvias.

Tal como los seres humanos consumen vitaminas, especialmente C, los dueños de perros también pueden fortalecer la inmunidad de sus mascotas de manera que el invierno no las encuentre con un organismo deprimido que derive en enfermedades respiratorias como bronconeumonia, traqueo bronquitis y algunas complicaciones que pueden afectar incluso su sistema nervioso, como el distemper.

Según afirma Catherine Soto, médico veterinario de Drag Pharma, para fortalecer el sistema inmunológico de la mascota es fundamental darle una alimentación de calidad. “Sin embargo, esto a veces no ocurre por mala selección del alimento envasado o porque algunas comidas no cuentan con los nutrientes en la proporción adecuada.

También se produce déficit en perros destetados tempranamente o canes seniles, que por fallas olfativas o pérdida de dentadura se tornan inapetentes. Asimismo, cachorros y perros viejos presentan una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica. Por su parte, perros de cráneo y nariz achatada como los de razas Pequinés, Pug, Bulldog y Bóxer, tienen menor protección en sus vías respiratorias”, advierte la especialista.

Omegas y chalecos

Catherine Soto explica que entre las medidas que pueden adoptar los dueños para reforzar el sistema inmunológico de su mascota se encuentran:

  • Suministrar Omega 3 y 6: estos ácidos grasos esenciales no los produce el organismo, sino que deben ser suplementados. Mejoran el sistema inmune, favoreciendo la producción de glóbulos blancos que intervienen en la defensa del organismo contra agentes infecciosos. Vienen en algunos alimentos envasados y también como suplementos nutricionales oleosos que se aplican en la comida o directamente en la boca del perro, como Superpet.
  • Suplementar con vitaminas: las del complejo B 1, B 6 y B12 participan en la síntesis de proteínas e hidratos de carbono para la generación de energía, fundamental para el invierno. No es necesario suplementar vitamina C, pues los perros la sintetizan naturalmente.
  • Recurrir al Schizandra: es un adaptógeno natural originario de China, que regula el metabolismo y nivela el sistema enzimático, mejorando la absorción de nutrientes, por lo que fortalece el sistema inmunológico permitiendo la adaptación del organismo a condiciones adversas como las bajas temperaturas. Se encuentra en suplementos nutricionales, tales como Doguivit.
  • Visitar preventivamente al médico veterinario: es muy difícil pesquisar a tiempo un problema de salud del animal, simplemente porque las mascotas no hablan. Es aconsejable llevarlo al médico veterinario antes de que empiece el invierno, para que realice un chequeo general, ausculte su respiración para detectar ruidos silibantes y solicite exámenes complementarios, como por ejemplo un perfil hepático y bioquímico. Si hemos olvidado este paso, aún podemos llevar al animal al médico veterinario en invierno, para detectar problemas de salud que no están manifiestos. Algunas señales de aumento de temperatura vinculadas a enfermedades de invierno son inapetencia, decaimiento y nariz seca.
  • No someter a cambios de temperatura: especialmente en perros de pelaje corto, como Pincher, Chihuaha, Bulldog y Pug, el ropaje es aconsejable para salir al exterior, pero inadecuado para mantenerse en el hogar.
  • Cuidar el pelaje: el pelo del animal actúa como termorregulador. Hay que procurar su sanidad, poniendo especial atención a que esté firme y brillante.
  • Desparasitar: otro apoyo importante para los animales son los tratamientos antiparasitarios, pues tanto parásitos internos como externos (pulgas y garrapatas) pueden generar déficit nutricional y disminución en las defensas de su organismo.
Publicado en Documentos, Gatos, Perros

Giardiasis Canina y Felina

Las Giardias son protozoarios que viven en el intestino delgado de perros y gatos.

Hay muchas cosas que no sabemos de este parásito. Los expertos no se ponen de acuerdo en cuántas especies de Giardia hay y cuales afectan a los animales. Los veterinarios tampoco concuerdan con qué tan común es la infección por giardia y cuando debe ser tratada. Generalmente se cree que la infección es común pero que la enfermedad en sí es rara. Hay mucho sobre el ciclo de vida de la giardia que aún no se sabe.

Cryst de Giardia

Un perro se infecta al comer las formas CYST de estos parásitos (de las giardias). En el intestino delgado del animal la Cyst se abre y libera la forma activa llamada trophozoite. Estas formas tiene flagelos que les permiten movilizarse. Se adhieren al intestino y se reproducen por división en dos. Luego de una cantidad de divisiones, en una de las etapas, estas formas desarrollan una pared alrededor de si mismas y pasan a los excrementos. La giardia en el excremento puede contaminar el ambiente y el agua e infectar por lo tanto a otros animales y personas.

La mayoría de las infecciones por giardia son asintomáticas. En raros casos en los cuales ocurre la enfermedad, los animales jóvenes se ven afectados y el signo más común es la diarrea que puede ser severa, intermitente o crónica. Generalmente los animales infectados no pierden su apetito pero pueden perder peso. Las heces son generalmente anormales, pálidas, mal olientes, de apariencia grasosa. En el intestino, la giardia hace que la absorción de nutrientes se detenga, causa daños al delicado intestino e interfiere con la digestión.

La giardiasis es muy difícil de diagnosticar porque el protozoario es muy pequeño y no está presente en todas las heces que hace el perro. Hay que hacer varios tests en los excrementos para poder encontrar el organismo.

Guiardia Adulta

Para ver la forma activa, se mezcla una pequeña cantidad de materia con agua y se examina con microscopio. Como estos organismos tienen flagelos se los puede ver moverse. Las formas activas se encuentran más comunmente en la materia floja. Tienen forma de pera y su anatomía parece un dibujito animado con ojos, nariz y boca.

Un test negativo puede querer decir que el perro no está infectado, también puede puede querer decir que existen pequeñas cantidades de giardias en la parte de la materia que se testeó. Los test que dan resultado negativo son muy comunes en animales que sí están infectados. Si aparece un test negativo, el veterinario debería repetir el examen al menos dos veces más, en otras partes de la materia y en otros días. Siempre se requieren repetidos test para poder finalmente encontrar el organismo.

Infestación por Giardias

Si ciertamente sospechamos de infección con giardia pero no encontramos el organismo ¿debemos tratar al animal? Esto es lo que se hace muy a menudo. Como es muy difícil detectarla en las heces de los animales con diarrea y no vemos otra causa posible para esa diarrea, generalmente tratamos a los animales como si la tuvieran.

La Cyst puede vivir de varias semanas a meses afuera del huesped por lo que los animales tratados aún pueden ser una fuente de infección para otros animales. Por lo que el pasto, parques, calles, criaderos, casetas y otras áreas pueden estar contaminados con materiales fecales y ser una fuente de infección para su perro. Ud. debe mantener a su perro lejos de las áreas contaminadas por heces de otros animales. Esto no es fácil.

Como con otros parásitos del sistema digestivo, la prevensión de áreas posiblemente afectadas es lo mejor. Hay soluciones como Lysol, lavandina, lejía, y componenetes de amoníaco que son efectivos para la giardia.

Controlar la Giardia

La infección por giardia puede ser un gran problema en criaderos. Los veterinarios de la Universidad de Cornall han desarrollado un protocolo para esto. Recomiendan:

Trate a todos los animales no preñados y limpie las áreas minuciosamente.

Descontamine todo el ambiente. Saque todas las materias fecales. Limpie las áreas con un desinfectante de amoníaco (cuaternario) de acuerdo a las indicaciones del veterinario. Estas soluciones generalmente matan las giardias en un minuto. Luego deje secar bien el área antes de que los animales vuelvan allí.

Bañe los animales bien ya que las Cysts de las giardias pueden alojarse en el pelo. Especialemente en la zona perianal.

Prevención de la reproducción de Giardia: la giardia puede brotar en su criadero o patio ya sea introduciendo animales infectados o en la suela de sus zapatos. procure hablar con su veterinario para establecer una rutina sanitaria en la introducción de animales en su criadero y una solución pulverizable para sus zapatos (o tenga unos zapatos sólo para el acceso al criadero que no contacten con el exterior)

Recuerde que la giardia puede infectar a los humanos así que una buena higiene personal es más que recomendada.

Publicado en Documentos, Gatos, Perros

El Moquillo o distemper canino

El moquillo canino, también llamado enfermedad de Carré o distemper, es una afección con un alto índice de mortalidad existente en Europa desde el siglo XVII. Fue descrita en 1809 por Edward Jenner pero fue Henri Carré quien descubrió su agente causal en 1905.

¿Qué es el moquillo canino?

El moquillo es una infección de origen viral altamente contagiosa para los perros. Se produce por culpa de un Paramixovirus del género Morbilivirus y suele afectar al aparato gastrointestinal y al aparato respiratorio del animal.

El virus afincado en nuestro entorno se elimina mediante una limpieza intensa con desinfectante, detergente o secado. Aunque no sobrevive en el ambiente más de unas pocas horas a temperatura media (20-25 °C), sí puede hacerlo durante varias semanas a temperaturas ligeramente superiores a la de congelación.

¿A quién afecta?

Gracias a la vacuna, en los últimos treinta años los casos de distemper han disminuido considerablemente. En la actualidad, esta enfermedad afecta:

  • A los animales no vacunados, jóvenes o adultos (aunque es más común en los cachorros).
  • A perros vacunados con anterioridad pero que no han recibido ninguna inyección de repetición.
  • A perros viejos que desarrollan encefalitis crónica del perro viejo.

También se conocen algunos casos de moquillo en animales vacunados correctamente pero que han perdido la inmunidad.

Aunque el perro es la principal víctima del virus, también pueden verse afectados otros mamíferos como el hurón, el zorro o el lobo.

¿Cómo se transmite el moquillo?

El virus se transmite por vía aérea, de manera que es muy fácil que se extienda y se propague de un lugar a otro; transportado en nuestra ropa, zapatos, neumáticos del coche… Es casi imposible evitar que un perro se exponga al virus, prácticamente todo perro que alcance el año de edad ya ha entrado en contacto.

El virus del moquillo se llega a transmitir por:

  • Contacto directo con fluidos corporales de un perro infectado.
  • Contacto directo con comida y agua contaminadas por estos fluidos.
  • Contacto directo con los lugares contaminados (cualquier parque o zona habitual para perros puede ser caldo de cultivo de esta enfermedad).
  • Una corriente de aire.

Una vez inhalado, el virus pasa a las amígdalas palatinas y a los ganglios bronquiales, siguiendo su recorrido hasta el corriente sanguíneo. En 48 horas el virus ya se ha extendido por todo el organismo.

¿Cuáles son los síntomas?

El virus del moquillo tiene un período de incubación de cuatro a diez días. Lo primero que podemos apreciar en un perro infectado es que:

  • Tiene fiebre (40°C).
  • Le lagrimean los ojos.
  • Le salen mucosidades de la nariz.
  • Le ha disminuido de apetito.

Esta fase dura dos o tres días hasta que aparecen los síntomas más graves de la enfermedad:

  • El perro enfermo de moquillo no padece todos estos síntomas a la vez, ello dependerá de la acción directa del virus sobre los órganos o tejidos afectados y de las bacterias que proliferen de los mismos.Síntomas digestivos: diarrea, vómito, estomatitis y amigdalitis.
  • Síntomas respiratorios: tos, disnea y moquillo mucosopurulento en caso de sobreinfección bacteriana.
  • Síntomas oculares: conjuntivitis purulenta.
  • Síntomas cutáneos: pústulas.
  • Síntomas nerviosos: convulsiones, parálisis, contracciones musculares, polineuritis y meningoencefalitis.

La enfermedad puede durar sólo diez días, pudiendo extenderse a varias semanas y hasta meses, con períodos de mejora seguidos de una recaída.

Tratamiento

No existe ningún tratamiento específico para curar esta enfermedad, la previa vacunación es el único medio que protege al perro, y aun así no es el 100% efectiva.

Aunque los antibióticos no destruyen el virus, se suelen recetar con objeto de prevenir o tratar las complicaciones bacterianas secundarias (problemas respiratorios, conjuntivitis, diarrea, vómitos, etc.). También se limpia de secreciones nasales y oculares al perro y si éste presenta signos neurológicos, es necesario administrarle sedantes y anticonvulsionantes.

Como en la mayoría de la enfermedades virales, el tratamiento sirve de apoyo para consolidar y fortalecer el sistema inmunológico y para prevenir una infección secundaria.

Aunque la gran mayoría de perros afectados suelen superar la enfermedad con un tratamiento oportuno y adecuado, es importante detectar elvirus lo antes posible. El pronóstico no siempre es malo, siendo bastante complicado al aparecer la mayoría de los síntomas y signos descriptos.

Los animales afectados, de ser posible, deben permanecer en cuarentena, aislados de otros individuos de su especie.

¿Cómo prevenir el moquillo?

La vacuna contra el distemper es muy eficaz y no presenta ningún peligro. Se debe administrar al cachorro a los 2 meses de edad, aplicando una segunda dosis al cabo de un año. Las demás repeticiones se deben suministrar cada dos o tres años durante toda la vida del animal.

Publicado en Documentos, Perros

Herpesvirus canino tipo 1 (HVC)

Es un virus de distribución mundial que afecta a todo tipo de cánidos. La transmisión se produce de forma directa por contacto con fluidos corporales de animales infectados. En cachorros puede resultar fatal hasta la tercera semana de vida.

El herpesvirus que ocasiona la infección que afecta a la especie canina es de la misma familia que otros herpes que afectan a otras especies, causando por ejemplo la rinotraqueitis felina, la rinoneumonía equina, la rinotraqueitis o el coriza gangrenoso de los bóvidos, la enfermedad de Aujeszky de los cerdos, o la varicela, el herpes o la mononucleosis humanas. Fue diagnosticado por primera vez en 1965 en Estados Unidos.
Los herpesvirus en general, y el herpesvirus canini tipo I en concreto, son muy frágiles, soportan mal las temperaturas elevadas y son sensibles a la mayoría de desinfectantes habituales. Sin embargo su replicación es muy rápida si tiene las condiciones favorables: entre 35 y 37 ºC y cierto grado de humedad; y estas son precisamente las características de los neonatos y de las “zonas frías” de los adultos, como las mucosas del aparato genital externo, oculares y de las vías respiratorias altas.

Sintomatología: 

Los síntomas varían en los cachorros o en los animales adultos:
* En los cachorros de menos de tres semanas el cuadro cursa siempre de forma aguda con signos más o menos variables que incluyen dolor abdominal agudo, gemidos, vómitos, disnea, hipotermia, convulsiones… En la necropsia, las lesiones en forma de petequias son muy características si aparecen; si no, hay que recurrir a la anatomía patológica especialmente de los riñones.
* En los adultos puede manifestarse en forma de balanopostitis en el macho, y de vaginitis, abortos e infertilidad en la hembra.
* La denominada “tos de las perreras” puede ser una manifestación de herpesvirosis
Como la mayoría de virus es tremendamente oportunista, y ataca preferentemente a animales inmaduros (neonatos), inmunodeprimidos o debilitados.


Transmisión:

El contagio a partir de una madre enferma se puede producir:
* por vía placentaria, con lo que nos encontraremos ante reabsorciones, momificaciones, abortos o mortinatalidad
* por contaminación en el parto o postparto inmediato, lo que dará lugar a alta mortalidad en la camada, y que los supervivientes puedan ser “portadores sanos”.
En un individuo infectado, el virus puede permanecer acantonado, especialmente en los ganglios, y reactivarse bajo ciertas circunstancias como estrés, frío, inmunodepresión, o simplemente por el estro o el parto.
Además es un virus poco inmunógeno, es decir, no provoca en el organismo defensas efectivas y duraderas; el nivel más elevado de anticuerpos se alcanza a los 15 días de la primera infección.. Los anticuerpos maternos protegen a los cachorros contra la enfermedad pero no impiden la infección.
Con todo lo que llevamos dicho, ya empieza a quedar claro que no es un enemigo fácil de combatir, aunque pueda parecer débil a primera vista. Además en muchas ocasiones nos quedará la duda de si es causa o consecuencia del problema detectado.
El contagio puede ser durante la monta, en el momento del parto, o en la convivencia estrecha pues las fuentes principales de virus son los mucus vaginales y prepuciales, el semen, la saliva, las lágrimas, los esputos, la orina, las heces…
Hoy en día se ha diagnosticado en muchos países, entre ellos por supuesto España, con incidencias variables entre el 16 y el 78% de criaderos. En general se habla de que puede estar presente incluso en un 70% de los criaderos en los que hay problemas de reproducción… aunque también se han encontrado seropositividades en criaderos que nunca han tenido problemas reproductivos.

Diagnóstico: 

Otro de los problemas para situar realmente la significación del herpesvirus en la reproducción es que durante muchos años únicamente se ha dispuesto de la serología (determinación de anticuerpos en sangre) como método de diagnóstico y ello comporta muchos riesgos de falsos negativos, aunque durante este tiempo nos ha servido como una herramienta al menos orientativa. Hoy en día el diagnóstico por PCR (Polimerase chaín reaction) mediante la detección genética del virus que ya efectúan algunos laboratorios especializados sobre muestras concretas, nos permite un conocimiento exacto de la presencia o ausencia del virus. Esta prueba puede realizarse sobre el cadáver del neonato, sobre semen, sobre frotis, etc.
Un animal negativo a PCR es un animal seguro, pero de un animal positivo sólo podemos decir que tuvo un contacto con el virus, pero ¿es patológicamente peligroso?.

Tratamiento: 

El tratamiento en los cachorros consiste en colocarlos en un ambiente a temperatura cercana a los 39ºC (a la que el virus no se puede replicar), rehidratarlos y nutrirlos de manera intensiva por vía parenteral (intraósea en neonatos) al tiempo que se evitan las infecciones secundarias.
En el animal adulto se intentan terapias con antivirales (aciclovir, etc) por vía general y tópica, con resultados variables e inconstantes.

Prevención:

Como en cualquier virosis la mejor herramienta es la profilaxis, la prevención; para ello hay que recurrir a:

* Control de los individuos introducidos en el criadero:
– Los reproductores por el riesgo de transmisión venérea
– Los demás por el riesgo de transmisión aérea
* Control de las montas realizadas fuera del criadero
* Aislamiento de las hembras gestantes en parto y postparto, con condiciones adecuadas
* Posible interés de la cesárea en hembras infectadas para evitar el contagio en el parto
* Posibilidades vacunales
Precisamente es este punto de la vacunación preventiva uno de los que más novedades aporta en esta puesta al día que estamos haciendo. Ha aparecido en el mercado recientemente una vacuna contra el herpesvirus canino, aunque en muchos aspectos se aleja un poco de la imagen que mayoritariamente se tiene de lo que es y cómo funciona una vacuna “típica”.
La vacuna contra herpesvirus se basa en la vacunación de la madre gestante para conseguir una elevación importante de sus anticuerpos que a su vez aseguren la protección de la camada a través del calostro.
Para ello se deberán administrar dos dosis vacunales, la primera entre el inicio del celo y el 10º día de gestación, y la segunda entre la 6ª y la 7ª semana de gestación.
Los resultados tanto a nivel experimental desde que se iniciaron los estudios hace varios años, como en la práctica sobre el terreno, son muy esperanzadores: las estadísticas indican, aparte lógicamente de la inocuidad tanto para madres como para cachorros, un aumento claro de la fecundidad de las hembras, una disminución en la mortalidad de los cachorros antes del destete, y consiguiente aumento del número de cachorros destetados. La vacuna puede utilizarse tanto en hembras sanas como en infectadas.
Publicado en Documentos, Perros

Los cuidados del gato que vive en casa

Mientras que los gatos que viven de forma “callejera” presentan una esperanza de vida de 2 a 4 años, los que viven dentro de casa tienen una perspectiva de 12-13 años de vida algunos llegando incluso a los 19-21 años de vida. ¿A qué se debe?

La mejora espectacular de su esperanza de vida depende básicamente de tres factores: la no exposición a riesgos potencialmente letales (coches, peleas, infecciones víricas, etc.), a su óptima alimentación (continua, sin esfuerzo y de alta calidad) y a los cuidados sanitarios que recibe (vacunas, desparasitaciones, revisiones veterinarias periódicas, etc…).

Pero por otro lado, estos felinos domésticos que viven dentro de casa, tienen tendencia a padecer determinadas patologías relacionadas con su sedentarismo que principalmente son;

Obesidad

De entre las patologías más habituales, cabe destacar la obesidad. El gato que vive solo dentro de casa apenas está motivado para realizar ejercicio. Suele pasar la mayor parte del día durmiendo o tumbado. Además, no ha de pelearse por el sustento y éste está siempre disponible en su comedero.

La obesidad promueve aún más el sedentarismo, aumenta el riesgo de enfermedades tales como las cardiorrespiratorias, hipertensión arterial, diabetes mellitus, procesos articulares (artrosis, artritis…),  y aumenta el riesgo frente a las anestesias e intervenciones quirúrgicas.

Un gato obeso suele presentar un aspecto desaliñado, un pelaje sucio y despeinado, dado que por su obesidad no es capaz de acicalarse el tercio posterior.

Es importante evitar y controlar la obesidad en los gatos de casa, midiendo la cantidad de alimento que ingiere al día, incitándole a juegos que hagan que se mueva, y proporcionándole un alimento con un nivel bajo en calorías y un nivel moderado de fibra (alimento de prevención o dieta).

En determinados casos y siempre que para el humano le resulte complicado jugar con el gato (Falta de tiempo, excesivo trabajo, etc.) también se recomienda encontrar un compañero de juegos de edad similar o un poco más joven, con un nivel de actividad más alto que juegue con él. En estos casos hay que tener en cuenta el espacio del que se dispone, disponibilidad económica para el sustento de un miembro más en la familia, sociabilidad del gato sedentario y sociabilidad del nuevo gato.

Esta última opción debe ser valorada y analizada tanto por los dueños como por el veterinario de referencia para evitar ansiedad (y por ende, comer más o enfermar…)

Muda continua

La muda del pelo se rige por los fotoperiodos que son como las estaciones del año pero calculadas con respecto a la duración de los días, número de horas de luz diarias, temperatura, el clima, el ritmo biológico de las plantas… digamos que serían las estaciones del año reales y no las de calendario. Los gatos que viven en la calle, sometidos a los cambios de temperatura estacionales y a las horas de luz que marcan las diferentes estaciones del año, pierden menos pelo que los que viven en casa y sólo lo hacen en determinados momentos.


El gato que pasa la mayor parte del día dentro de casa está expuesto a más horas de luz natural y artificial, con una temperatura más o menos constante todo el año (en invierno no pasa frío por la calefacción y en verano disfruta del aire acondicionado…) por lo que las mudas no suelen llevar los ciclos naturales ni durar lo habitual. El resultado es que el gato está perdiendo pelo de manera constante durante todo el año.

Por ello es importante favorecer la salud del pelo de los gatos caseros, que están en constante muda, a través de alimentos de alta calidad, digestibles y con ácidos grasos esenciales omega 3 y 6 que favorezcan la salud de la piel, y un pelo brillante y lustroso.

Adicionalmente a esta pérdida constante de pelo, aparece otro signo habitual en los gatos: los tricobezoares o bolas de pelo. El término “tricobezoar” significa bola de pelo (tricos quiere decir pelo en latín). Las bolas pueden presentar, además de pelos, restos de alimento, de secreciones gástricas o restos de materiales vegetales (si el gato ha ingerido trocitos de hierba o de hojas).
Un gato sano se acicala mediante el lamido, se limpia y se cepilla el pelo. Su lengua es rugosa debido a la presencia de una especie de espículas o papilas que actúan como un cepillo, arrastrando el pelo muerto y tragándoselo. El pelo muerto transita por el tracto digestivo normalmente y, o bien es excretado por las heces, o es regurgitado. Ocasionalmente, la excreción de la bola puede ir precedida de una pequeña regurgitación de fluido gástrico o comida, o puede escucharse una especie de tos seca.

En ocasiones, cuando se ingiere demasiado pelo o si el proceso de la digestión se ve alterado por algún problema (trastornos de la motilidad, enfermedades intestinales inflamatorias…), se forman bolas de pelo que se acumulan en el estómago o en el intestino.

Un gato puede ingerir demasiado pelo si padece trastornos conductuales, tiene algún tipo de problema físico o neurológicos (la carencia de ciertas vitaminas u oligoelementos derivada de la mala alimentación puede derivar en caída de pelo). Los gatos que se aburren se lamen en exceso, llegándose a provocar alopecias y heridas, además de ingerir una cantidad excesiva de pelo. Los gatos que padecen ansiedad se lamen o se mordisquean el pelo continuamente, formándose zonas alopécicas e ingiriendo mucho pelo.

Además de los gatos que presentan las patologías anteriormente citadas, los que viven en casa (y que, por tanto, se aburren y se acicalan más), los de pelo largo o semilargo (Persas o cruces de Persa, Noruego de los Bosques…) o los que conviven con otros felinos y, por ser muy sociables, se acicalan a sí mismos y a los demás, tienden a padecer más la formación de tricobezoares.

En condiciones naturales y los gatos que tienen acceso al exterior o al jardín pueden ingerir hierbas o restos vegetales para favorecer la eliminación de las bolas de pelo.

Como hemos comentado, estas bolas suelen expulsarse normalmente, pero si ello no ocurriera, su presencia en el tracto gastrointestinal puede provocar síntomas tales como vómitos, diarreas o constipación, obstrucción gastrointestinal (en este caso debe someterse a extracción quirúrgica), anorexia, pérdida de peso…

La presencia de bolas de pelo se diagnostica tanto por los síntomas que el gato manifiesta, como por la confirmación de su presencia a través de la ecografía o radiografía. El tratamiento a seguir consiste en la administración de fluidos o medicamentos que mejoren el tránsito gastrointestinal, y por tanto la eliminación de la bola, o bien la intervención quirúrgica para poder extirparla.

Prevención

Para evitar la formación de bolas de pelo se debe:

-Cepillar frecuentemente al gato para eliminar mecánicamente el pelo muerto y evitar que lo ingiera.

– Administrar productos apropiados para la eliminación de bolas de pelo (aunque no siempre son bien tolerados) como hierba gatera, malta, etc.

– Proporcionar al gato una alimentación altamente digestible, que incorpore fibra, especialmente fibra de avena, que favorece la formación y eliminación de las bolas de pelo (pienso tipo “Hairball”).

Puntos Importantes:

Un gato obeso suele presentar un aspecto desaliñado, un pelaje sucio y despeinado, dado que por su obesidad no es capaz de acicalarse el tercio posterior.

Los gatos que se aburren,  que viven en casa, de pelo largo o semilargo, que conviven con otros felinos y los que padecen trastornos conductuales padecen más la formación de tricobezoares.

Es importante prevenir la formación de bolas de pelo en gatos propensos a estas dolencias puesto que descuidar este aspecto en el gato puede derivar en la formación crónica de tricobezoares y por ende, transtornos alimenticios, del tracto digestivo o excretor.

Publicado en Índice

Felinos fosforescentes combaten el SIDA

Dicen que un gato negro da mala suerte pero… ¿Qué ocurre con un gato que brilla en la oscuridad?

 

Investigadores de la Clínica Mayo norteamericana crearon felinos fosforescentes para ayudar a combatir el SIDA en gatos y humanos. Los gatos fueron genéticamente modificados para portar una proteína que los defiende del virus de inmunodeficiencia felina (VIF), el SIDA de los gatos.

Los gatos brillan debido a un gen de medusas, que fue insertado con el gen resistente al VIF (Virus de Inmunodeficiencia Felino). Si el animal genéticamente modificado presenta el escalofriante resplandor verdoso, los investigadores podrían determinar que es resistente al virus.

“La gran ventaja de esta investigación biomédica es que beneficia la salud tanto de los gatos como de los seres humanos”, declaró Eric Poeschla, biólogo molecular de la Clínica Mayo y principal autor del estudio publicado en el periódico Nature Methods. “El método puede ayudar tanto a los gatos como a las personas”, afirmó Poeschla en un comunicado de prensa.

Originalmente, el gen que protege a los gatos del VIF está presente en una especie de macaco, el rhesus. Pero como el cruce entre un macaco y un gato es imposible (y todavía más extraño que un gato que brilla), los científicos tuvieron que recurrir a la ingeniería genética para insertar fragmentos genéticos del rhesus en los felinos.

Para ello utilizaron una técnica denominada transgénesis lentiviral dirigida a los gametos, que insertó el gen en los óvulos de los felinos antes de la fertilización con el esperma.

Los cachorros resultantes produjeron la proteína del mono, un factor de restricción conocido como TRIMCyp, así como la sustancia química que brilla en las medusas, también llamada proteína fluorescente verde.

Además de nacer con luminiscencia y resistencia al VIF, la primera generación de gatitos transferirá sus nuevos genes a su descendencia. Las “bolitas de pelo” fosforescentes son fuertes y saludables, comentan los científicos de la Clínica Mayo.

A pesar de que esta técnica no representa un tratamiento directo para el VIF o el SIDA, ayuda a los científicos a entender cómo las proteínas específicas denominadas “factores de restricción” pueden ser utilizadas en la terapia genética. Como el VIF es muy similar al SIDA, los gatos fosforescentes pueden mejorar los tratamientos para ambas enfermedades.

Aunque un gato que brilla en la oscuridad parece una criatura genial, no espere encontrar felinos fosforescentes en las tiendas de mascotas. Los animales genéticamente modificados generan mucha polémica y los investigadores de la Clínica Mayo crearon estos gatos para ayudar en la lucha contra el SIDA y no para que sirvan de objetos de atracción en una fiesta de Halloween.

 

Publicado en Documentos, Gatos, Noticias

Terapias con animales

Estudios recientes han demostrado que el uso de animales como perros, gatos, aves, caballos, burros, delfines, etc. Representa una importante contribución al bienestar social y el bienestar psicológico.

Las relaciones humanas en este mundo acelerado en que vivimos, a menudo descuidan el tacto, el contacto físico, el contacto visual, etc. Sin embargo, estos comportamientos son muy importantes para asegurar nuestro bienestar emocional. El tacto, por ejemplo, los expertos dicen estas preguntas aumenta nuestra autoestima, y ​​se desarrolla en los seres humanos, los sentimientos de cercanía, seguridad y confianza por su homólogo y el medio ambiente.

El uso de animales como parte de un programa de tratamiento se registró por primera vez en el siglo IX, en Gheel, Bélgica, donde las personas con discapacidad se les permitió primero en el cuidado de mascotas. En 60 años, gracias a un psicólogo infantil estadounidense, Boris Levinson, presenciando el resurgimiento de origen animal de terapia.

La introducción de los burros en el  procesos terapéuticos en el (Asinoterapia / Asinomediação) desarrollado en los años 70 en países como Suiza, Inglaterra, Francia, Italia, Estados Unidos, entre otros. Esta técnica permite el tratamiento de estimulación del desarrollo cognitivo, físico, motor y emocional.
Aprender a comunicarse con los burros como funciona la terapia alternativa. Al tratar de comprender el burro, su manera de pensar y actuar, al mismo tiempo tratando de hacerle entender, estamos llevando a cabo el ejercicio de ponernos en su lugar. En otras palabras, estamos ejerciendo una nueva forma de lenguaje y comunicación. En el momento en que nos acercamos al burro es necesario hacerlo con humildad, respetando los tiempos de los animales. Hay que hacerlo gradualmente, sin movimientos bruscos, hablando en voz baja y siempre por delante, para que el animal nos vea. Este ejercicio de ponernos en el lugar del otro, es decir, a ser empáticos, es muy positiva y el nivel emocional saludable para los seres humanos.

El retorno positivo de la conducta altruista, que puede ser por ejemplo, prestar atención a un burro, nos enseña en un ambiente relajado, cada vez más como seres humanos en una sociedad más justa, tolerante y sensible al mundo que

nos rodea, que por supuesto se incluyen otros seres humanos.   Simplemente nos ayude a respetar lo que es diferente de nosotros, pero que de alguna manera nos necesita, y al mismo tiempo, complementa. El hecho de que el burro estaba satisfecho con nuestro cuidado y atención, el reconocimiento de nosotros, nos busca,manteniéndose cerca de nosotros, etc.  Sirve para recompensa y nos hace querer repetir la experiencia de estar cerca de él, de abrazos, diciéndole al fin de vivir cerca, con él.

Las actividades recreativas y terapéuticas asistida por burros para personas con necesidades especiales merecen una mención especial  por su importancia terapéutica, ética y social. Más allá de estos aspectos, ya las actividades recreativas tienen un  terapéutico y potencial para el ecoturismo, lo que permite proporcionar a la población con necesidades especiales reconfortantes momentos de placer y ocio.

Ventajas de la Equinoterapia

Beneficios de esta terapia y cómo se lleva a cabo.

Monta Terapéutica: se realiza en personas que padecen disfunciones sensomotoras, psicomotoras y socio motoras.

Hipoterapia: esta se ejerce para aquellas personas que padecen disfunciones neuromotoras y sensomotoras.

Estas variables se dividen en diversas técnicas que son usadas dependiendo del caso y las necesidades de la persona, tal como se describen a continuación:

Hipoterapia pasiva: la persona monta con unas grapas y se adapta en forma pasiva al movimiento del caballo sin ninguna acción de su parte. puede ser necesaria en esta técnica la aplicación de la monta gemela.

Monta Gemela: es en esta técnica donde el terapeuta se sienta junto al paciente, en la parte de atrás para proveer apoyo y alinearlo durante la monta, guiando al caballo y trabajando en paso.

Hipoterapia Activa: en la hipoterapia el paciente monta a pelo con unas grapas, las sesiones se distribuyen en forma individual y duran 30 minutos. Se hacen ejercicios neuromusculares para poder así estimular en mayor grado la normalización del tono muscular, el equilibrio, la coordinación psicomotriz y la simetría corporal. El paciente no se encuentra capacitado para conducir el caballo en la pista, un terapeuta deberá guiarlo y un ayudante usando paso y trote.

Monta Terapéutica: en esta técnica se aúna el objetivo terapéutico a la enseñanza de la equitación como deporte, con los ejercicios neuromusculares y gimnásticos que se combinan con los juegos terapéuticos, el paciente aprende a usar la silla de montar y estribos para luego convertirse en un jinete activo. En esta etapa el paciente ya puede conducir solo su caballo en la pista.

Esta técnica trabaja al caballo en paso, trote y galope. Las sesiones terapéuticas se realizan en grupos y duran 45 minutos.

Publicado en Documentos, Otras Aportaciones

Quimioterapia para animales

Gato Recibiendo Quimioterapia

La quimioterapia para el cáncer se ha convertido en un método aceptado para el tratamiento del cáncer en la práctica de pequeños animales y la indicación de fármacos citotóxicos están aumentando.

Muchos medicamentos diferentes se han identificado a tener actividad anticancerígena. Estos agentes pueden ser divididos en grupos según su modo de acción de la actividad antitumoral y toxicidad. Los fármacos citotóxicos actúan en el proceso de división y crecimiento celular y por lo tanto son más eficaces contra el crecimiento de las células o la división.

Los diferentes tumores no son igualmente sensibles o de respuesta a los fármacos citotóxicos. Los principales factores que determinan la respuesta de un cáncer de las drogas son los siguientes:

Tasa de crecimiento de la neoplasia;
Resistencia a los medicamentos.
Ciertos tumores o células cancerosas son resistentes y pueden impedir la acción de los fármacos a través de diversos mecanismos metabólicos y bioquímicos. Las células tumorales también pueden adquirir resistencia a los medicamentos.

La quimioterapia usualmente incluye tratamientos conducta en la que las diferentes fases se describen de acuerdo a los resultados buscados. Los pasos son los siguientes:

La terapia de inducción: tiene como objetivo reducir la carga tumoral a un nivel mínimo por debajo de los límites de detección, es decir, la remisión. El procedimiento de inducción por lo general implica un tratamiento intensivo se administra durante un tiempo predeterminado. La remisión clínica no tiene la intención de curar, a menos que el tratamiento se continúa, la rápida expansión de la masa de tumor residual se traducirá en la recurrencia de la enfermedad.
La terapia de mantenimiento: cuando es posible lograr la remisión clínica en la terapia de inducción, un régimen de tratamiento menos intensivo se pueden adoptar para mantener la remisión.
La terapia de rescate: en algunos casos, el tumor no responde al tratamiento inicial, en otros, la respuesta inicial es aparentemente bueno, pero el tumor regresa o la recaída a pesar del tratamiento continuado. La terapia de rescate tiene como objetivo establecer una remisión más favorecida del tumor, que generalmente implica la ayuda de una terapia más agresiva.
La principal indicación de la quimioterapia como tratamiento de primera línea en trastornos linfoproliferativos y mieloproliferativos, tales como:

Linfoma;
Mieloma;
Tipos de leucemia.
Para estos tipos de cáncer son de naturaleza sistémica, por lo general responden favorablemente a los fármacos citotóxicos. La quimioterapia rara vez es de valor como un único tratamiento para los tumores sólidos, es decir, no linfoides.

Las complicaciones de la quimioterapia pueden ocurrir en cualquier momento durante el tratamiento, algunos agentes citotóxicos pueden inducir reacciones de hipersensibilidad inmediata. Algunos agentes son extremadamente irritante y puede dar lugar a varias reacciones de los tejidos locales en caso de fuga perivascular. Las acciones de los fármacos citotóxicos no son selectivos para las células tumorales y sus efectos sobre el resultado de los tejidos normales de toxicidad y efectos secundarios. Los órganos que tienen una alta proporción de células en división son más susceptibles a la toxicidad farmacológica. Así, los efectos secundarios más comunes de la quimioterapia incluyen:

Toxicidad en la médula ósea: mielosupresión, neutropenia y trombocitopenia.
Toxicidad gastrointestinal: anorexia, náuseas, vómitos y diarrea.
Sin embargo, estos tejidos son capaces de recuperarse de los daños causados ​​por las drogas citotóxicas, mediante el reclutamiento de células precursoras latentes. Aunque son potencialmente dañinas, como los efectos tóxicos se revierten rápidamente con la interrupción del tratamiento. Sin embargo, algunos agentes citotóxicos tienen menos efectos secundarios reversibles, como la cistitis hemorrágica, nefrotoxicidad y la miocardiopatía.

Publicado en Documentos, Gatos | Etiquetado , , ,

10 curiosidades sobre los gatos en el antiguo Egipto.

1) Los antiguos egipcios llamaban a los gatos “Miw” (que significa “ver”)

Ojo de Horus, simboliza claramente el ojo rasgado del gato

2) Los gatos fueron domesticados en Egipto hace más de 4 mil años

3) Cuando el gato de una familia moría, sus integrantes se rasuraban las cejas y guardaban luto hasta que éstas volvían a crecer.

Tumba de un gato egipcio

4) Si una persona mataba un gato, intencionalmente o por accidente, era sentenciado a muerte.

5) Primero fueron usados para proteger las casas de las pequeñas serpientes y roedores, pero después se convirtieron en Dioses

Mosaico de la ciudad de Pompeia con una clara inspiración Egipcia

6) Cuando salían de cacería, los egipcios llevaban gatos en vez de perros.

7) Los egipcios colocaban estatuas de bronce de gatos fuera de sus casas para impedir la entrada de espíritus malignos.

Estatua de bronce de gato.

8) La diosa Bast tenía cabeza de gato, y era la encargada de la fertilidad, de proteger a los niños y, por supuesto, a los gatos. Cuando era representada con forma completa de gato se le llamaba “Bastet”. Por el contrario, la diosa Sekhmet también tenía forma de gato, pero representaba las fuerzas destructivas de lo divino, como la guerra, la peste y la venganza.

9) Cuando un gato moría, era momificado, y se han encontrado las momias de más de 300,000 gatos en un lugar llamado Bubastis (Tell Basta).

Gato momificado

10) Herodoto cuenta que en una batalla entre Egipto y Persia, los persas reunieron tantos gatos como pudieron y luego los soltaron en el campo de batalla. Los egipcios, horrorizados, prefirieron rendirse antes de exponer a los gatos a cualquier daño.

Publicado en Gatos, Repor Amigos